Tura, de Silvia Castro

turaTapaSolaPor Manuel Parra Aguilar

Tura es el producto de lectura y experimentación poética que su autora, Silvia Castro (Roca, Río Negro, Argentina 1968), inició en el Centro Cultural Ricardo Rojas a inicios de la década de los años 90. Esa experimentación continúa, con la palabra, con la fotografía, con las formas para expresar una idea, y la obra de Castro toma matices arriesgados y cobra su factura al momento de ser leída, vista por la inmensa minoría en ese arrojar la piedra y decir esta mano es mía. Eso es lo que se encuentra en Tura.

En el contexto al libro, Castro señala que “Tura no intentaba resolver un enigma, sino mantener el mecanismo de la legibilidad in extremis, esto es, la linealidad de lo reverberante”. Esa “linealidad de lo reverberante” parte de la idea de lo que es la poesía rubik, propuesta estética de Ariel Gombert, Murdoxe y la propia Silvia Castro.

“Los poemas del trío, si bien conservaron siempre su autoría individual, pueden entenderse como guiones o partituras de lectura triple, una traducción de ese momento del cubo en el cual lo plurisignificante busca o encuentra parcialmente su color”, señala justamente el contexto de Tura.

El discurso fragmentado, debido a las partes que no están, aquellas que como lectores no tenemos acceso salvo la suposición es el que domina la escena de la hoja, es lo que encontramos de modo general en Tura. Esto trae a colación los distintos niveles interpretativos de la obra. A eso se suma la fuerza cargada de los versos que ocupan la hoja en blanco dentro del libro. Ese es el afán experimental de Castro:

tura 1

El arrebato deconstruccionista de Castro comienza en la certeza ubérrima del lenguaje empleado por la autora; ese lenguaje tiene su referente en lo plástico y sensorial de él mismo. Por ejemplo cuando dice

tura 2

Esos arrebatos son los más recordados del libro debido a la significación de los versos. Por algo Julio Cortázar señalaba que “nuestra verdad posible tiene que ser invención, es decir, escritura”. Este libro de Silvia Castro refiere eso precisamente: establecerse dentro del tura de turas de la escritura, valga la rima.

“Locas” y “Tura” son los dos apartados del libro. “Locas” encarna la alegórica inaprehensión del texto, las lecturas infinitas. La segunda parte abre con la referencia a la mitad, al inicio de las mitades principales. El experimento en esta segunda parte consiste en saber reír, divertirse con la palabra y sus distintos significados. Por ejemplo en el poema “en tero”, el cual dice:

tura 3

o bien el juego léxico en su movimiento:

tura 4

Suele pensarse que la experimentación poética termina con el oficio de un poeta. Sin embargo,  en Tura Silvia Castro da muestra de su creatividad, de su afán por avocarse en otras formas cargadas de peligro.

Otros libros de Silvia Castro son los de fotografía Anagramas, Sphera, Pehuén, Abra, Sin párpados, La soga de la ropa y Dulce Aldea/Copahue. En 2006 publicó el libro de poesía La Selva Fría. Integró el grupo Tura de Tex de poesía, con el que publicó las plaquetas Tura y Nos. Actualmente coordina los ciclos “Muñecas Rusas” y “Lecturas” en el Centro Cultural de la Cooperación de Buenos Aires.

Deja una respuesta